Consejos para una sesión de fotos embarazada

Si has pensado en inmortalizar uno de los momentos más especiales de tu vida, como puede ser el embarazo, tendrás ciertas dudas sobre cómo hacerlo para que el resultado sea el mejor posible. Los embarazos no duran por siempre, afortunadamente, así que realizar una sesión de fotos o elaborar un book de fotos sobre esos momentos puede ser una muy buena idea, además de un recuerdo genial para mostrar a la familia o disfrutar en privado.

Para la tarea, comentaremos toda una serie de consejos y trucos que te ayudarán a preparar la mejor sesión de fotos posible, cumpliendo con las expectativas y facilitando el proceso, para evitar errores, problemas, confusiones y cualquier circunstancia negativa que pueda fastidiar la sesión. Inmortalízate con la criatura que viene en camino en una sesión siguiendo los siguientes consejos y las recomendaciones propuestas.

Veamos todos los consejos uno a uno, empezando por aquel que nos guía a la hora de elegir fotógrafo, estudio o alternativa disponible para la realización de la sesión y la edición de las fotografías.

Contar siempre con un fotógrafo profesional

Algo muy importante y básico a la hora de solicitar o trabajar en cualquier sesión o book de fotos es que es necesaria la presencia, así como el trabajo y el esfuerzo, de un profesional. Un experto en la materia. En este caso, hablamos de un experto en la fotografía, cuente o no con un estudio profesional, lo mínimo es que cuente con formación, experiencia y toda una serie de trabajos realizados que pueda mostrar para garantizar su habilidad y su profesionalidad dentro del sector. Lo más recomendable para la persona interesada en realizar la sesión de fotos embarazada es que pida una muestra de otros trabajos y compare los diferentes artistas hasta encontrar aquel con el que se siente cómoda y con el que mejor conecta su estilo, para obtener un resultado excepcional que pueda gustarle.

Dentro del arte, siempre es importante contar con un fotógrafo profesional. Además, puesto que no es algo fácil de medir ni tangible como puede serlo la elaboración de un calzado o un mueble, se deben tener en cuenta otros factores para medir el trabajo. Por un lado la habilidad para tomar buenas fotografías, la imaginación y la creatividad, la imaginación, etc. Quédate con aquel que te parezca el más adecuado para la tarea, dejando en un segundo plano el precio o presupuesto, ya que, aunque también es muy importante, lo principal es que el resultado sea el deseado o incluso mejor de lo imaginado originalmente.

Sesión regalo embarazo

El embarazo tiene diferentes fases, muéstralas en las fotos

Una vez que ya tienes el fotógrafo, has establecido el precio y todo lo que va incluido en la sesión, llega el momento de la preparación y de recoger ideas para las fotografías. Un consejo destacado para las embarazadas que buscan inmortalizar su estado de gestación es que esperen a que se note el estado. No tendría mucho sentido realizar la sesión a los dos meses. Lo mejor será esperar a que sea visible y notable. La alternativa, o una opción diferente y muy artística, sería realizar la sesión a lo largo de los últimos cinco o seis meses del embarazo, captando toda la evolución e incluso el después del parto. Eso sí, requiere tanto tiempo y trabajo que el coste, así como el esfuerzo y la dedicación, podría incrementarse, pero el resultado sería espectacular. En caso de querer realizar la sesión en una de las semanas del parto, las más recomendadas son las que quedan entre la semana 30 y 35.

 

El vestuario, los zapatos y el estilo lo son todo

El fotógrafo hará su parte del trabajo, pero la persona que posa también debe esforzarse y poner la suya. Deberá elegir con qué ropa quiere aparecer en la sesión, cuál es la más recomendable, qué zapatos llevará y con qué estilo se mostrará. Todo ello es importante, ya que es lo que se verá en la foto. Del mismo modo que el centro de la atención será el embarazo y el estado en sí, también lo será la ropa. En caso de tener dudas y no poder decidir qué llevar puesto durante la sesión, lo mejor será hablarlo con el fotógrafo o con otras personas que hayan tenido una experiencia similar, para buscar el estilo apropiado para la sesión.

Mucho cuidado con los zapatos que elige y los colores empleados. Quizás lo ideal será buscar la armonía y escoger aquellos tonos más apropiados para la temática elegida, que en este caso es el embarazo, el nacimiento, la creación de vida y la figura de la mujer. Los colores claros y los tonos pastel pueden ser muy buenos para ello, aunque dependerá del gusto de la persona que encarga la sesión y del estilo que se le quiera dar. Todos recordamos la sesión que se hizo Beyoncé en su último embarazo, en la que aparecía prácticamente desnuda o vestida de rojo. Además, aparecía cubierta o rodeada de flores y vegetación, haciendo referencia a la mitología griega y deidades como Afrodita, la diosa del amor, la belleza y la primavera.

Busca el estilo que más te defina, los colores que te ayuden a transmitir aquello que deseas, el outfit más adecuado y las poses deseadas, tanto las que se te ocurran como las que te recomiende el fotógrafo o los expertos del estudio de fotografía.

El lugar es tan importante como el vestuario

Antes de decidir el vestuario o incluso al mismo tiempo, es importante que decidas el lugar en el que se realizará la sesión de fotos. Para ello, lo mejor es seguir la temática escogida para la sesión, que en este caso es el embarazo. Un parque, la playa, un bosque y otros paisajes naturales son los favoritos a la hora de salir del estudio de fotografía, pero también se pueden realizar muy buenas sesiones dentro, todo depende del estilo y el material deseado. Consulta con el fotógrafo para conocer las diferentes opciones, pero ten en cuenta que él hará lo que tú le pidas, así que la decisión final de la ubicación en la que tendrá lugar la sesión es tuya.

Como con la ropa, decide el estilo y lo que quieres mostrar, mira otras sesiones similares, como las de embarazos de famosas o el de amigas y pide ayuda para decidir si la necesitas. Pregúntate ¿qué quiero mostrar en las fotos? Y la respuesta llegará sola.


Fecha, hora y últimos detalles a escoger

Fotógrafo con el que trabajar, el vestuario que llevarás durante la sesión, el lugar en el que tendrá lugar… Solo queda escoger el día y la hora de la sesión de fotos. Recuerda el dato que hemos mencionado anteriormente, en el que comentábamos que las semanas más recomendadas para fotografías a una embarazada eran las que quedan en el espacio de tiempo entre la semana 30 y la semana 35. Esto es así para evitar pillar a la embarazada en un estado demasiado avanzado, en el que podría suponer un mayor esfuerzo y una fatiga mayor, además de surgir cualquier otra complicación o dificultad.

Acorde a las opciones que pueda darte el fotógrafo y las fechas propuestas, escoge la que mejor se adapte a tu horario, la hora que consideres mejor para la sesión y un momento en el que puedas dedicarle horas sin interrupciones, pues una sesión de fotos siempre requiere de mucho tiempo, entre la preparación, la realización de las fotos y el resto del proceso. No es algo que pueda hacerse en menos de una hora, podría requerir toda una tarde o incluso más, en función del trabajo y de lo deseado. Uno de los momentos del día favoritos para la toma de fotos es el atardecer, junto con el amanecer. Si quieres realizar la sesión al exterior y aprovechar las horas mágicas del crepúsculo, procura hacerlo a estas horas y hablarlo con el fotógrafo, para que busque el mejor momento y aproveche el momento exacto de la puesta o salida del sol.

Revisa las fotografías y disfruta del recuerdo de tu embarazo

Tras la realización de las fotos, el estudio de fotografía puede editar las fotos o no, en función de tus peticiones y tus indicaciones. En cualquier caso siempre habrá que descartar fotos y escoger las mejores. En este proceso puedes participar si el fotógrafo lo permite. Elige aquellas que más te gusten y no dudes en montar un book de fotos con ellas. Un recuerdo imborrable de tu embarazo que podrás disfrutar con la familia e incluso con tu futuro hijo, cuando crezca un poco.

¿Qué mejor forma de demostrar el amor de madre y lo orgullosa que estás de tu estado que con una sesión de fotos del embarazo? Recuerda que algo así no sucede todos los días y, aunque en ocasiones pueda parecer que el estado de gestación es muy largo o incluso eterno, es más corto de lo que imaginas. Inmortalízalo sobre el papel o el formato digital, a tu gusto. Tú decides.