Consejos para una sesión de fotos en pareja

A la hora de hacer una sesión de fotos en pareja, bien sea para una boda u otro tipo de celebración, o simplemente por el placer de tener una sesión o un álbum juntos, hay muchos consejos que se deben tener en cuenta para obtener los mejores resultados. Deberás estar muy informado de todos los detalles para con el fotógrafo, las técnicas utilizadas y la forma de posar, además de tener las cosas claras y seguir ciertos consejos para una sesión de fotos en pareja excepcional y muy romántica.

Si tienes dudas sobre cómo debe ser la sesión de fotos en pareja o nunca has realizado una de este tipo, te traemos toda una serie de consejos y trucos para reducir las dudas, plantear alternativas, mejorar relación con la sesión y facilitar todo el proceso, así como tranquilizar y ayudar a ambos miembros de la pareja. ¿Estás listo? Esto es lo que tienes que tener en cuenta y controlar antes, durante y después de la sesión de fotos:

La comunicación, la clave de la pareja y de la sesión
La comunicación es el elemento principal de toda relación, también lo será con el fotógrafo o profesional encargado de la sesión. Es importante que la pareja tenga claro qué tipo de sesión quiere, que haya comunicación entre los dos y sepan a que se enfrentan, para poder informar posteriormente al profesional encargado de la tarea. Algunos elementos a decidir y tratar antes de lanzarse a posar para las fotos  o contratar a un fotógrafo son, entre otros, la fecha, el día y la hora a la que se realizará la sesión, para que ambos miembros de la pareja estén listos y no surjan problemas ni impuntualidades, así como para evitar errores de vestuario, asistencia o confusiones varias; la ubicación en la que tendrá lugar la sesión, que puede ser en el interior de un estudio de fotografía o en exteriores, como un parque, un bosque, una playa, etc.

El estilo deseado, la temática y demás detalles son igual de importantes. Ninguno de ellos debe darse por sabido ni obviarse, ya que son elementos clave a la hora de solicitar la sesión a un fotógrafo. La persona encargada de la sesión deberá no solo tomar las fotografías, sino conocer a fondo el tipo de sesión, la temática y todos esos detalles que la pareja ha acordado previamente. Es un artista y un experto que seguirá el patrón y guion que los clientes le pidan. Aunque puede aportar ideas y dar consejos basados en su opinión y experiencia, generalmente su trabajo se limita a hacer lo que el cliente le pida, por lo que la comunicación es un factor importante en todo este proceso, y el primero a tener en cuenta.

Sesión fotográfica de pareja

La pareja debe encontrarse cómoda con el fotógrafo
Ya no hablamos solo de que se sientan cómodos entre ellos, sino también con el fotógrafo. Para ello quizás lo mejor sea empezar con fotos más sencillas y comunes, antes de entrar en materia y buscar planos o situaciones más románticas y elaboradas. La confianza es un factor clave y comienza en la comunicación, el anterior consejo comentado. Para ello lo ideal será buscar a aquel fotógrafo con el que más cómodos se sientan, así como el que pueda realizar una sesión más profesional que satisfaga las necesidades de la pareja.

En la variedad está el gusto
Siendo una sesión de fotos no podemos limitarnos a tomar dos planos ni a posar de la misma forma en cada foto. El mismo fotógrafo aconsejará y guiará durante toda la sesión para encontrar las mejores poses y los mejores elementos para unos resultados que estén a la altura de las expectativas de la pareja. Del mismo modo que se cambia la pose, se pueden modificar los efectos de cámara, los elementos enfocados dentro de la foto, la iluminación, el vestuario, etc. Todo ello será según el estilo, la temática y las peticiones de los clientes. La pareja siempre tiene la razón, aunque también es cierto que un experto con años de sesiones a la espalda puede ayudar a valorar otras opciones y a mejorar muchísimo las ideas de los clientes.

Un pequeño consejo para los planos: los planos cortos y los planos detalle pueden ser muy románticos. Jugando con la iluminación, la perspectiva y los detalles se puede transformar cualquier foto o pose común en un momento romántico e íntimo de pareja.

Formatos, copias, impresiones y elementos gráficos
Tras la sesión, comienza el momento de extracción de las fotos, de edición de las mismas y de impresión. Todo ello deberá haberse pactado y negociado previamente con el fotógrafo para evitar errores, confusiones o problemas. La pareja deberá saber si quiere un book de fotos impreso de su sesión o las desea tener en digital. En caso de ser impresas deberá saber cuántas copias les imprimirá el fotógrafo y si incluirá en el precio el book o álbum o alguna presentación relacionada. En caso de que la entrega sea en formato digital, deberá conocerse el formato y la extensión de las fotografías, pues no es lo mismo una imagen RAW que JPG. Este formato influye mucho en la calidad, sobre todo si se va a editar posteriormente. El formato digital más recomendable y de mayor calidad y resistencia es el RAW, también conocido como negativo digital.

Tanto la edición como cualquier otro elemento gráfico deberá hablarse con el fotógrafo. Para evitar sorpresas en la factura o sobrecargos con respecto al presupuesto establecido, del que a continuación hablaremos, es importante que se haya hablado de este tema con anterioridad, en el momento de solicitar la sesión de fotos en pareja o de pedir información y presupuesto.

Otros detalles a tener en cuenta que no deberías olvidar
Contratar los servicios de un profesional del sector de la fotografía o de un estudio no es barato. Estamos hablando de un trabajo que requiere de años de estudio y preparación, experiencia, materiales y equipos muy caros, tiempo y creatividad, así como otros elementos intangibles que pueden variar muchísimo según la sesión de fotos, los clientes, etc. Por todo ello, es imprescindible tener claro lo que va a costar la sesión y lo que incluye en el precio, pues factores como la edición, el tiempo, la impresión y la entrega de la sesión en un book de fotos podría ir aparte y suponer un coste superior. Evita estos sustos preguntando e informándote antes de posar para las fotos y establecer otros detalles. El precio también es un elemento que te ayudará a comparar unos estudios de fotografía con otros.

El precio o los costes de la sesión de fotos no se limitan al presupuesto del fotógrafo y del estudio de fotografía. Hay que valorar la compra o creación de todo un book de fotos más elaborados, el vestuario y los elementos decorativos que se utilizarán para la sesión, el horario, el número de fotografías, si se desea una segunda sesión para darle otro estilo diferente y elegir la mejor o tener ambas y mucho más.

 

El tiempo puede variar casi tanto como las poses de las fotos
Por último, ten en cuenta que una sesión de fotos profesional no se hace en diez minutos, ni veinte minutos. Puede llevar toda una tarde o incluso varios días, si se busca un aspecto y un estilo más profesional y elaborado. Bien es cierto que la sesión, si sigue una única temática y se realiza en un único ambiente o un mismo lugar, puede terminarse en un par de horas o incluso menos, pero si se busca combinar diferentes tipos de iluminación natural, jugar con el atardecer o con posiciones del sol, se requerirá de todo un día o varios para lograrlo. También supondrá una subida del coste o precio de la sesión, así como del presupuesto, pero el factor del que hablamos es el tiempo.

Distinguimos el tiempo que se tarda en tomar las fotos, posar, buscar los mejores ángulos y realizar la sesión y el que se dedica a preparar la sesión, tanto antes como después. Hay todo un trabajo de preproducción y de postproducción de la sesión, y el fotógrafo no siempre trabajará en ello por su parte. Requerirá de las opiniones, la información y las indicaciones de la pareja a la hora de editar o escoger las mejores. Del mismo modo, ambos miembros de la pareja dedicarán horas a prepararse, al vestuario, maquillaje, a adaptarse y acostumbrarse a ser fotografiados, etc.

En conclusión, en una sesión de fotos en pareja se deberá tener en cuenta todo aquello que rodea y corresponde a una sesión de fotos, además de otros factores que origina el hecho de que la sesión tenga una temática romántica y sean dos los sujetos a fotografiar, y no solo uno. La conexión y comunicación entre ellos, su sincronización y relación con el fotógrafo, la iluminación, el tiempo, el vestuario, el precio… Hay mucho que valorar, aunque lo más importante será relajarse y dejarse llevar. Confía en tu pareja y en el fotógrafo y todo saldrá bien.