El origen de la fotografía

Como en todo arte, no existe una fecha exacta que establezca el nacimiento de la fotografía pero el detonante de las bases de la fotografía las marca la cámara oscura o cámara mágica. Se cree que su origen procede del siglo X en Bagdad , pero no se asegura con certeza. No es hasta el siglo XV donde se realiza la primera descripción completa e ilustrada sobre el funcionamiento de la cámara oscura, por Leonardo da Vinci. Esta cámara era una habitación sin luz con una lente que perfeccionaba la imagen cuando se proyectaba en el interior desde fuera. Para él, esta caja era un medio que en potencia tendría grandes usos para la representación y por tanto podría ser utilizada como un medio para calcar una imagen con un lápiz.

En 1824, el científico francés Nicéphore Niepce obtuvo unas primeras imágenes fotográficas. La fotografía más antigua que se conserva es una reproducción de la imagen conocida como Vista desde la ventana en Le Gras, obtenida en 1826 con la utilización de una cámara oscura y una placa de peltre recubierta en betún.

Un año después, Niepce y Louis Daguerré, pintor y educador teatral, comienzan a trabajar juntos. En 1839 Daguerré hace público su proceso para la obtención de fotografías sobre una superficie de plata pulida, a la que denominó daguerrotipo. Éste resolvía algunos problemas técnicos del procedimiento inicial de Niepce y reducía los tiempos necesarios de exposición, para hacerlo más adecuado a los fines del retrato de personas. La burguesía comenzó a demandar este tipo de técnica para la obtención de retratos ya que suponía un coste mucho menos elevado que otros métodos y su calidad era mucho mejor.

A partir de 1880 se industrializó las nuevas placas secas al gelatino-bromuro. Esta placa consistía en una placa de vidrio sobre la que se extiende una solución de bromuro de cadmio, agua y gelatina sensibilizada con nitrato de plata, que ya no necesita mantener húmeda la placa en todo momento. Así, los fotógrafos compraban cajas de placas vírgenes ya sensibilizadas y listas para cargar en chasis y ser expuestas en la cámara.  George Eastman y la casa Kodak abrieron el camino hacia la instantánea fotográfica y fue en 1888 cuando Kodak sacó al mercado una cámara que utilizaba carretes de película enrollable en lugar de placas planas.

La primera fotografía en color fue obtenida por el físico James Clerk Maxwell en 1861, realizando tres fotografías sucesivas, con la lente con un filtro diferente: rojo, verde y azul. Cada una de las tres imágenes se proyectaba sobre la misma pantalla con la luz del color del filtro que se había empleado para tomarla.

La primera película fotográfica en color moderna, KodaChrome, fue utilizada por primera vez en 1935. Y en 1947 Polaroid dio una vuelta al mundo de la fotografía  presentando la primera fotografía instantánea: una cámara que revelaba y positivaba la imagen en tan solo 60 segundos.

Por último, en 1990 se creó la primera cámara digital, la Dycam Model 1, dando origen a una nueva era en el mundo de la fotografía: la fotografía digital, la cual utilizamos casi a diario y nos permite crear increíbles reportajes fotográficos.