¿En qué consiste el Coaching de actores?

En primer lugar, antes de definir qué es y en qué consiste el denominado Coaching de actores, debemos entender el papel que el coach representa en todo esto. Qué son y cuál es su objetivo práctico para con el actor en cuestión o la persona para la que trabajan. Y es que este personaje, o mejor dicho, este trabajador llamado coach que últimamente está tan de moda, está presente en muchos sectores profesionales y muchas empresas, y no solo en el mundo de los actores o las artes escénicas. En las grandes compañías y multinacionales son unas figuras imprescindibles, pues su trabajo es muy beneficioso para el buen funcionamiento de las corporaciones y sus empleados. Pero veamos qué son exactamente y qué tareas desempeñan.

¿Qué son los coach y en qué nos ayudan?

Son profesionales cualificados con amplios conocimientos en la materia a tratar cuyo objetivo no es otro que ayudar a las personas a cumplir su objetivo, centrándose principalmente en la motivación personal. Tratan de sacar lo mejor de cada individuo, y no, no son lo mismo que los psicólogos, pues estos últimos se ocupan de una rama que, aunque pueda sonar parecida, es muy distinta. Los psicólogos se centran en las emociones y la salud mental, los coach en la motivación y el desarrollo personal.

Teniendo esto en cuenta, debemos saber las diferentes tareas de las que se encargará nuestro coach. Para ayudarnos a lograr nuestros objetivos y nuestras metas, previamente deberemos haber fijado al menos uno. Si no lo tenemos claro o dudamos, pueden ser de gran ayuda para cambiar nuestra visión y aportarnos una meta. No lo hará como alguien superior a nosotros ni tampoco nos impondrá un objetivo, tan solo nos guiará en el camino.

Estará con nosotros durante el aprendizaje y la práctica del curso de expresión, para motivarnos y fomentar nuestra constancia, así como asesorarnos en ámbitos más específicos, en función de cuál sea la meta y el objetivo a lograr. Con ello, sacará lo mejor de nosotros y nos llevará hasta la cima. Si detecta otras habilidades en nosotros y considera que puede ser beneficioso el que las practiquemos, nos informará de ello, proponiendo nuevas metas o cambios en nuestro aprendizaje que nos favorezcan. Del mismo modo, si percibe en nosotros problemas o dificultades para obtener nuestra meta, restablecerá el plan y lo modificará hasta adaptarlo a nuestras capacidades, de forma que podamos continuar creciendo y mejorando en ese ámbito afrontando dichos problemas.

Los coach deben ser exigentes

Un buen coach nunca se conforma, pues nosotros tampoco debemos conformarnos en nuestro camino. Para ayudarnos a seguir mejorando y dando lo mejor de nosotros, nos exigirá más, logrando la expansión de nuestras limitaciones y nuestros límites, descubriéndonos nuevas fronteras y logrando una superación personal continua y óptima.

Si pensamos en todas las tareas y responsabilidades del coach nos daremos cuenta de su importancia. Da igual si eres un empresario, un actor, un deportista o un político, nunca está de más el trabajo de un coach, pues se adapta a ti y te aporta aquello que necesitas para llevarte hasta el éxito deseado.



¿En qué puede beneficiar un coach a los actores?

Más allá de prepararnos física y mentalmente para afrontar las cargas emocionales del trabajo, nos servirá para conocer cuáles son nuestras posibilidades y poder sacarles el máximo partido. Un buen coach puede conocer el potencial y el talento que hay en el actor y preparar un plan de progreso para que este continúe formándose y mejorando. Por supuesto, debe ser honesto y realista, si no cree que el actor tenga potencial o esté a la altura, empezará con un plan para continuar formándole o le informará de sus posibilidades para que elija si quiere continuar.

Nuestro coach puede ayudarnos en diferentes materias, empezando por una tan básica y necesaria como potenciar nuestra carrera de actor y su desarrollo. Pongamos algunos ejemplos de cuál puede ser su trabajo con respecto a nuestra formación. El coach, puede darnos clases de interpretación, escoger la mejor formación y buscar ayuda externa (si lo considerase necesario), como otros profesores y academias. Será concreto con ello y se centrará en aquello que necesitamos aprender o mejorar, subsanando pequeños problemas que puedan dificultar nuestra evolución.

Nos prepararán personalmente en tareas como preparar el papel para una obra, desarrollar un personaje e incluso grabar un vídeo presentación para un casting. No solo podrá colaborar con nosotros a un nivel más técnico, sino también a nivel emocional y personal. Muchas veces, el fracaso y el éxito dependen del estado emocional de la persona, no de sus conocimientos, y por eso es muy importante estar emocionalmente preparado para enfrentarse a ciertos acontecimientos y tareas.

El coach del actor también es un actor

Sabe por lo que estás pasando, te entiende y te comprende a la perfección. Es su trabajo y su obligación ayudarte en ello, por lo que puede ser de gran utilidad para preparar personajes, ayudarte a enfocar tu visión en lo importante, cambiar tu perspectiva, trabajar tu papel o tu acento, etc. Son muchas las tareas y las actividades para las que estará a tu lado y te proporcionará la mejor ayuda y experiencia. Todo ello desde la profesionalidad de un experto en la materia, en este caso un experto en la interpretación.

Bien sea para enfrentarte a un casting, a un papel en televisión, teatro o cine, o incluso para prepararte para entrar en una escuela de arte dramático, el coach será tu mejor aliado. Sus experiencias y sus conocimientos serán tu mejor amuleto. Con la ayuda que pueda aportarte y toda la formación, llegarás más lejos de lo que jamás imaginarías, pues ese es su trabajo y su objetivo final. El sentido de su trabajo y la base de un coach es que el alumno o la persona para la que trabaja, cumpla su objetivo y mejore día a día, superándose.

Ventajas de contar con un coach para actores

En las escuelas y academias te enseñarán todo lo necesario para ser un gran actor. Es la forma más recomendable de formarte a la hora de estudiar interpretación. Pero un coach tiene otras ventajas y diferencias que la academia con los que la academia difícilmente puede competir. Y no se trata de sustituir una cosa por la otra, sino de combinarlas para obtener los mejores resultados. La ventaja principal con la que cuenta el coach es el trabajo personalizado. Se centrará en ti y solo en ti, dándote lo que necesitas en cada caso y centrándose en limar tus puntos flacos para que seas el mejor hasta en aquello en lo que creías que no podrías serlo.

Por ello, siempre viene bien contar con la compañía y el trabajo de un coach. Nadie te entenderá tan bien como él ni te resultará tan útil para lograr tu sueño. Constancia, disciplina, esfuerzo, dedicación, ayuda continua… Es mucho lo que puede hacer un coach o entrenador por ti y son muchas las ventajas que aporta. Desde el principio cuentas con la seguridad y la confianza de que un profesional cualificado está contigo, te entrenará o ayudará a lograr aquello que deseas y te motivará constantemente para hacerlo posible.