Fotografías divertidas: Looks y estilismo retro

En numerosas ocasiones hemos podido llegar a la conclusión de que la fotografía profesional no es en modo alguno terreno exclusivo de grandes profesionales de la moda o el cine. Acudir a un estudio fotográfico profesional es algo cada vez más demandado por todo aquel que  desea realizar un regalo diferente, original y divertido a su pareja, a un amigo porque se marcha a vivir una temporada al extranjero, o por un grupo de amigos que desean tener un bello recuerdo de sus vivencias.

En todos estos casos, y en muchos mas, es posible aplicar los mismos parámetros, exigencias y calidades que cuando nos referimos a un book de fotos profesional.

Entre las distintas opciones disponibles hoy destacamos el llamado “estilo vintage” que tan de moda se ha puesto de unos años a esta parte. El término “vintage” proviene del vocablo inglés “viejo”, pero no en su sentido negativo, si no en el concepto actual que tenemos de “retro” (aunque no acaben de ser exactamente lo mismo) es decir, clásico, de época.

En este sentido, el estilismo retro (que plantea una antigüedad no superior a las dos décadas) o vintage (estilo clásico que refleja más de veinte años atrás) puede ser aplicado a todo aquello  que guarda tras de sí largos años de existencia pero que aún así, también se reserva un encanto especial.

En fotografía ese estilo retro o vintage puede ser simulado a la perfección, gracias a la ayuda de profesionales del sector, y de diferentes formas. Bien con accesorios e indumentarias que recuerdan a otras épocas, bien gracias a las actuales técnicas del retoque fotográfico digital dotando a la imagen de las características que presentaban las fotografía de los carretes Kodak o Fuji en las décadas de los 70 u 80, e incluso a través de una combinación de ambas.

Y si a todo lo anterior le añadimos el toque divertido de poses, gestos y situaciones fuera de lugar, tendremos el regalo perfecto que nunca se olvidará.

Aún no hay comentarios

Dejar un Comentario

Mensaje