La primavera y tu book de fotos: un resultado único

Mayo y a casi 30ºC en la calle… ¿quién ha dicho que aún no había que quitarse el sayo? Pero como todo es impredecible, y menos si estamos hablando del tiempo, aprovechemos estos días de luz y calor para poder conseguir un book actual donde consigamos nuestra mejor imagen.

Un book de fotos profesional en esta época nos puede ofrecer unas imágenes llenas de colorido y muy pintorescas. Los parques están en su mayor esplendor con todas sus flores recién nacidas, por lo que la variedad de colores es muy elevada haciendo de las fotos unas imágenes más llamativas. Además, todo el conjunto del parque crea una luz muy favorecedora jugando con los contrastes de los árboles, los caminos…

Busca aquel rincón en el que mejor te encuentres y relájate. Las fotos espontáneas con este paisaje dan un resultado muy bonito y podrás obtener imágenes que quizá en invierno u otoño no podías: tumbado en el césped, sentado en unas rocas del parque, utilizar como atrezzo las flores de tu parte preferida del parque o campo, etc.

Otro ejemplo a favor de la primavera es el uso de la ropa más ligera. Al ser más vaporosa, da un aspecto de movimiento a la foto que la hace diferente. Además, los colores de la ropa son más claros y llamativos por lo que podemos jugar con el contraste entre las prendas, lo cual genera una sensación agradable que se transmite en las imágenes.

Y como no, las horas de luz. El sol se pone mucho más tarde, así nuestra sesión puede durar más tiempo y captar unas impresionantes fotos al atardecer. Los últimos rayos de sol y la vegetación casan muy bien, por lo que si anteriormente buscamos una zona tranquila donde no pase mucha gente, amplia y vemos que el atardecer merece la pena, debemos acabar nuestro book fotográfico en esa zona. Poner el punto y final a nuestro reportaje con este tipo de fotografía crea continuidad al book que causa una gran impresión.