Las diferentes caras de un actor

Las sesiones fotográficas profesionales cada vez se popularizan más. Hoy día estamos realizando book de fotos para casi cualquier idea.  La mayoría de ellas, son para guardar un bonito recuerdo de algún momento específico o simplemente para tener una decena de fotografías bonitas y profesionales para tus redes sociales.

No olvidemos que originariamente,  los book de fotos,  nacieron con la intención de promocionar a profesionales y hasta hace unos años estaban ligados al mundo del espectáculo (actores, músicos, …).

Tras una sesión , la persona se dirigía a la agencia a vender su perfil y les dejaba una muestra en formato papel. (hoy en día lo vamos sustituyendo por la entrega en formato digital).

Es por ello que la sesiones relacionadas con el entorno profesional hay que abordarlas  de manera diferente. En cualquier sesión habrá que mostrar naturalidad, pero cuando se trata de un actor o similar, necesitaremos un esfuerzo extra para obtener  “diferentes perfiles” con la misma persona. Lo que más valorará una agencia es ver que un actor es capaz de sonreir o  mostrar una cara de enfado de una manera natural.  Todo ello hay que reflejarlo en un book de fotos.

La persona confía en esas fotografías para venderse bien (digamos que son su arma inicial) y hay que demostrar que podemos aportar diferentes perfiles, gestos,….en definitiva, que somos versátiles.

No os engañaremos, tras casi 1.000 sesiones de fotos a nuestras espaldas en estos 10 años, hay gente que tiene cierta facilidad ante la cámara, otras personas… no tanto.  Hay gente que está nerviosa frente a la cámara, y es completamente normal, ahí es donde un fotógrafo profesional puede equilibrar la balanza y ayudar a la persona a sacar la mejor versión de si mismo, creando un entorno de trabajo agradable y orientando mientras se realizan las fotografías.

Porque  unas buenas fotografías pueden abrirte muchas puertas de cara a las agencias de interpretación e imagen que existen.