Regalar un Book de Fotos. ¿Dudas?

Un Book Fotográfico de regalo, es sin duda, una de las mejores formas para obsequiar a cualquier persona de forma original y sorprendente. Pero a la hora de elegirlo como regalo, surgen preguntas que nos plantean dudas sobre la realización del mismo. Destacamos algunas de ellas, para poder orientar mejor sobre estos aspectos.

 

¿Cómo puedo reservar la sesión fotográfica?

Contactando directamente  con el estudio fotográfico se pueden reservar día y hora para realizar las fotografías. Una buena opción es acudir previamente al estudio o contactar con ellos, para acordar mejor todos los detalles posibles.

¿La timidez es un problema?

Cualquier persona puede realizarse un Book de fotos, sea cual sea su grado de timidez. El fotógrafo es quien cobra aquí especial relevancia, ya que si se trata de un buen profesional, intentará crear un espacio agradable durante toda la sesión. De esta forma, conseguirá que la persona fotografiada se sienta lo más cómoda posible.

¿Es necesario acompañar a la persona?

Normalmente sí se recomienda que la persona acuda a la sesión en compañía de alguien de su confianza: un amigo, un familar, su pareja, etc. De esta forma, sentirá más seguridad y confianza durante toda la sesión. Hay que recordar que es una experiencia totalmente sorpresa y por tanto, no sabemos cómo puede ser su reacción.

¿Es necesario llevar ropa o accesorios determinados?

Una vez acordado el tipo de fotografías que se van a realizar, el fotográfo suele orientar sobre el vestuario o accesorios en caso de que fuesen necesarios. Aunque generalmente y según la temática de las fotografías, los estudios ya suelen contar con este tipo de extras para realizar las sesiones.

¿Qué es una tarjeta regalo-digital?

Una opción que brindan algunos estudios fotográficos, es realizar las fotos a través de una tarjeta regalo. La persona recibe la tarjeta regalo y elige la fecha para realizar la sesión fotográfica. Una vez realizada la sesión, los datos del Book se imprimen o envían en formato digital directamente a la persona regalada, para que pueda guardar el mejor recuerdo.

 

En cualquier caso, el objetivo de una sesión fotográfica es siempre obtener un buen recuerdo o vivir una experiencia agradable. Por ello, si además la sesión es un regalo, hay que procurar que la persona a la que vamos a sorprender se sienta lo más cómoda posible durante todo momento.