Retratos familiares tradicionales ¿Fotógrafo o pintor?

Prácticamente desde el momento en que el ser humano comenzó a proyectar su imaginación sobre diferentes soportes, ha tenido una inquietud innata por reflejar también la realidad que le rodea. Así, desde cientos y cientos de años antes de nuestra era, los artistas, dotados de un don innato para arte,  comenzaron a profesionalizarse y las personas, deseosas de guardar un recuerdo de sus seres queridos, les encargaban retratos, desde las mascarillas de arcilla de los difuntos, a retratos ejecutados sobre lienzo y pintura al óleo que, con las evolución de las técnicas artísticas, fueron adoptando un parecido con la realidad a niveles hasta entonces desconocidos.

Familias nobles y adineradas utilizaban la pintura para realizar retratos familiares cargados de realismo que a su vez constituían el mejor recuerdo físico de un apellido. Pero pasaron los años y se inventó la fotografía y si bien la pintura puede resultar enormemente realista, se vio inmediatamente superada por la plena captación de la realidad que supone el arte fotográfico.

Aún hoy son muchas las personas que optan por realizar el retrato de su familia encargándolo a un pintor. Sin duda alguna una de las grandes ventajas de optar por ello es la exclusividad pues casi con toda seguridad, ni aunque el mismo pintor realizase dos retratos, estos serían exactamente iguales. Pero nada puede captar la realidad como lo hace la fotografía. Literalmente, un retrato familiar realizado por un fotógrafo profesional y poseedor de la experiencia precisa, es el espejo de esa familia. Todo detalle, hasta el más mínimo, por escondido y desapercibido que pueda resultar, estará presente en ese retrato familiar tradicional realizado a través de la fotografía.

Tampoco podemos dejar de lado el factor económico, tan determinante ahora como en otros tiempos. La fotografía ha hecho accesible a prácticamente cualquier persona la realización de retratos familiares tradicionales sin embargo, si optamos por un pintor, el presupuesto puede ser casi incalculable.

 

Aún no hay comentarios

Dejar un Comentario

Mensaje